LA IMPORTANCIA DEL DESAYUNO
LA IMPORTANCIA DEL DESAYUNO


Se ha dicho muchas veces que es la comida más importante del día. Nutricionistas y médicos en general recomiendan nunca pasarlo por alto, y hasta las madres nos persiguen desde pequeños para que cada mañana comamos algo al despertar.

Pero a pesar de todo eso, muchas personas desconocen realmente cuál es la importancia de desayunar y los beneficios de este hábito sobre nuestra salud.

Hay un dicho que reza: "desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo". Con esta sencilla frase se busca dejar claro que el desayuno es una de las comidas más importantes del día y es que se ha demostrado que las personas que desayunan bien y almuerzan de forma moderada, llegan con muy poca hambre a la cena, por lo que no sienten la necesidad de ingerir alimentos pesados y en grandes cantidades pocas horas antes de dormir, un hábito que beneficia la figura y la salud.

Tras varias horas de sueño nuestro cuerpo necesita de calorías que se conviertan en energía para asumir nuestra rutina diaria.

Las personas que desayunan a diario se muestran más despiertas, enérgicas y productivas en sus trabajos que aquellas que no lo hacen, manteniendo además sus niveles de glucosa en buen estado.
Justamente porque desayunar ayuda a equilibrar los niveles de azúcar en nuestra sangre, es que las personas que cuentan con este hábito tienen menor riesgo de padecer diabetes tipo 2. Ésta es una de las razones por las que muchos especialistas recomiendan un desayuno sano y balanceado para mantenernos saludables.

Las personas que desayunan bien suelen sufrir de menos ansiedad relacionada con la comida, al tiempo que tienen un peso más saludable. Esto se debe a que al no desayunar nuestro cuerpo pasa toda demasiadas horas sin recibir nutrientes para convertirlos en energía, al llegar la hora del almuerzo las personas con este mal hábito suelen comer en cantidades mucho mayores. Pero el problema reside en que el metabolismo no quema esas calorías de forma adecuada, pues al pasar tantas horas sin alimentos se hace más lento, convirtiendo lo que consume en grasa para "protegerse" del hambre.

Un buen desayuno favorece también nuestra capacidad de atención y concentración y nuestra memoria. Al contar con la energía que nos ofrecen los alimentos, tenemos la capacidad de enfocarnos mejor en las tareas del día a día y rendir al máximo. En cambio, varios estudios demuestran que las personas que no desayunan son más irritables y olvidadizas durante las primeras horas del día.

Además, desayunar nos permite mantener niveles nutricionales adecuados, y es que al complementarse con las otras dos comidas diarias, le ofrece a nuestro cuerpo las vitaminas, minerales y nutrientes que requiere para funcionar
Pensar que al saltarse alguna comida perderemos peso es uno de los mitos más difundidos acerca de este tema. No debemos dejar de hacer ninguna comida, mucho menos el desayuno, que se constituye como uno de los momentos nutricionales más importantes de nuestra rutina diaria.

FUENTE: www.salud.uncomo.com

Nuestras marcas