Mitos
Mito
Los alimentos congelados tienen conservadores
Verdad
Los productos congelados La Huerta están libres de conservadores, ya que el frío es su método natural de conservación. Es más, la mayoría no tienen aditivos ni sal agregada.
Mito
Los alimentos congelados pierden sus propiedades nutritivas.
Verdad
Nuestros productos preservan intactas sus propiedades. El proceso de congelación preserva estas características ya que detiene las reacciones físico-químicas que los alteran. Esto hace que los colores se mantengan vivos, su textura sea agradable y su conservación sea prolongada.
Mito
Los alimentos congelados no son frescos.
Verdad
La composición nutricional de los alimentos congelados La Huerta es similar a la de los frescos. Gracias al proceso de congelación, las propiedades nutricionales existentes en los alimentos previas al congelado, se mantendrán hasta su consumo. Es más, la FDA (Estados Unidos) reconoció que los vegetales congelados son tan buenos como aquellos frescos.
Mito
Hay que lavar los alimentos congelados.
Verdad
Nuestros productos congelados son prácticos; están siempre disponibles y casi listos para lograr una alimentación variada. Los productos La Huerta ya están precocidos, por tanto, sólo se deben descongelar, ya sea directamente a la cocción, pasándose del congelador al refrigerador o bien, rápidamente en el microondas en la función “descongelar”. Además, son prácticos: la congelación permite disponer de una amplia variedad alimentos todo el año, más allá de la estacionalidad de los mismos y sin perder calidad en el producto. A su vez, estos productos tienen la ventaja de poder ser utilizados en porciones, lo cual permite conservar lo que no utilizamos, colocándolos nuevamente en el congelador.
Mito
Cocinar productos congelados es complicado y lleva tiempo. Hay que descongelar y demás.
Verdad
Nuestros productos congelados son prácticos; están siempre disponibles y casi listos para lograr una alimentación variada. Los productos La Huerta ya están precocidos, por tanto, sólo se deben descongelar, ya sea directamente a la cocción, pasándose del congelador al refrigerador o bien, rápidamente en el microondas en la función “descongelar”. Además, son prácticos: la congelación permite disponer de una amplia variedad alimentos todo el año, más allá de la estacionalidad de los mismos y sin perder calidad en el producto. A su vez, estos productos tienen la ventaja de poder ser utilizados en porciones, lo cual permite conservar lo que no utilizamos, colocándolos nuevamente en el congelador.
Nuestras marcas